13 de junio de 2017

“Tocar a cambio de cervezas” Torquemadas–1/Mundo Artístico-0

"Tod@s aquell@s que reaccionan tan negativamente ante este anuncio son como los curas, que ni follan ni dejan follar"

Es raro el/la músico que no ha visto el anuncio de Mahou, pero para aquel o aquella que no lo haya visto, se trata de un grupo de cuarentones avanzados con estética “Los Lobos” y sonido “Los Porretas” que aceptan tocar en un pueblo a cambio de 6000 botellines de cerveza. Se trata de "Los desleales".

Resultado de imagen de mahou los desleales
"Los desleales" (Imagen sacada de el periódico "El Español")

La avalancha de circunspect@s mercenari@s, gente del mundo clásico, y profesionales de la práctica instrumental no se ha hecho esperar. Tanto en muros de redes sociales, prensa, como recogiendo firmas para la retirada del anuncio en plan Torquemada Style, o generando debates sobre la problemática (para algun@s) de utilizar el trueque como moneda de cambio.

Es raro en estos temas encontrar una verdad absoluta, ya que cada músico tiene sus propios intereses y la interpretación de música para algun@s  es un oficio, pero para much@s otr@s, no lo es. Y esto no es ni bueno ni malo, en mi opinión.

Tras publicar en redes mi opinión personal, lo que mas me han llegado son quejas de muggles[1], músicos de verbena (que utilizan la obra de otr@s para lucrarse, y que, salvo honrosas excepciones, no dan ni un duro a l@s autores/as reales de las canciones que imitan), o bien de músicos de clásica (practicantes de la necrofilia interpretativa (en el buen sentido) en su mayoría, entre los que me incluyo).

He visto muchas menos quejas y mayor calma entre l@s músicos de rock and roll (que es el colectivo retratado en el anuncio, y entre los que también me incluyo). aunque también he visto quejas de rockeros y similares que ya les gustaría cobrar en 6000 botellines, en lugar de ir gratis a los sitios.

El argumento principal de esta campaña de desprestigio hacia el anuncio es el siguiente:

Que si la gente toca gratis, o por la birra (que no es gratis), se fomenta un indigno desapego al status de intérprete musical (de oficio), y que esto es malo para el gremio.

¿De que gremio estáis hablando? Si el colectivo de músicos españoles es uno de los colectivos mas cobardes, insolidarios, lamebotas, arrastrados, y estira levitas que existe en este país.

Nadie se sindica, las verbenas van a chafarse los bolos reventando los precios de mercado, hay charangueros que tocan una hora en una despedida de soltero/a por 10 Euros y los cigarros… Super digno todo. Claramente "los malos de la película" son un grupo amateur de maduritos rockeros que se pegan un fiestón y se ponen de adrenalina y birra hasta los ojos.

La sorprendente petición que un cobarde, bajo el pseudónimo de “un músico indignado”, ha puesto en marcha a través de Change.org, argumenta su indignación con estas palabras.

Lo que parece una anécdota tierna y curiosa es la realidad que tenemos que soportar los músicos día tras día en nuestra profesión. Tristemente, la oferta de tocar gratis, o por las consumiciones, es algo que encontramos de manera constante, cuando nuestra profesión conlleva los gastos y la especialización de cualquiera”

Está tan indignado por “la oferta de tocar gratis, o por las consumiciones” cuando la “profesión” tiene gastos y “especialización”, que no se atreve a firmar con su nombre. Será que, siempre bajo mi punto de vista, este señor anónimo es intérprete profesional y se gana las habichuelas… ah no, solo dinero…  tocando por ahí y cobrando un caché como hacen tant@s otr@s músicos y grupos.

Fantástico, sigo sin entender el problema ¿te ofrecen tocar gratis? ¿te ofrecen tocar por cervezas? Pues si no te parece bien, dices que NO y punto, pero, ¿Por qué narices debes decir a un colectivo tan heterogéneo como es el musical cómo debe actuar, o qué bolos debe aceptar o no? Valiente atrevimiento de egoistón.


El anuncio en cuestión (A ver lo que dura)

Existen músicos que tocan por placer, ya que la profesión que les da de comer es otra, relacionada o no con la música, y ¿por eso le debemos negar el dedicar su ocio a la práctica artística? La música es un Arte, y no es patrimonio de nadie, a la vez que lo es de tod@s, de ahí su grandeza, y, que un@ se gane la vida tocando no quiere decir que "Los Desleales" no puedan pactar sus actuaciones como les de la gana, porque seguramente la finalidad de su grupo sea divertirse, y no ganar dinero. Y la pasta que se habrán gastado para llegar a ese nivel, se la habrán gastado voluntariamente y para tal fin

¿Qué el equipo vale dinero? Pues claro que vale dinero, al igual que vale dinero el equipo de un fontanero que le arregla las tuberías gratis a su cuñado, o igual que vale dinero el trabajo de un electricista colega que te echa una mano desinteresadamente con la instalación de tu casa y luego lo invitas a cenar y a unos cubatas, por ejemplo.

Personalmente, me parece bien que se quiera dignificar un oficio (y entiendo que la gente que vive de esto exclusivamente se lo tome a mal), pero si eso significa arrebatar el derecho a tocar música de aquel o aquella que lo desee,  ya no me parece tan bien, me parece muy mal, ya que música podemos hacer tod@s, sepamos tocar mas, menos, o no sepamos, lo hagamos leyendo o de oído, lo hagamos bien, mal o regular, pero, el auge del crecimiento de la intransigencia del colectivo contra un anuncio de tintes románticos, la petición de su retirada, y el ataque a l@s que opinamos lo que yo estoy escribiendo, me parece muy excesivo, desafortunado, y egoísta. ¿Por qué?

Porque la música es de tod@s, reitero, y cada un@ la hace como bien puede y quiere, cada un@ ejerce su arte bajo los tratos que acepta. Nadie obliga a est@s quejicas relamidos a tocar gratis ni por la cerveza, habrá quien quiera y lo haga. Vamos, ya que se usan tantas metáforas y símiles (yo mismo lo he hecho hace dos párrafos ¿Qué sería de este artículo sin un poquito de demagogia contra la demagogia?), si nos ponemos así, podría decir que tod@s aquell@s que reaccionan tan negativamente ante este anuncio son como los curas, que ni follan ni dejan follar.

Personalmente actúo gratis muchas veces, para causas benéficas, en fiestas con mis amig@s, participo tocando en actividades de mi trabajo, aunque no me pagan por ello, mi función es otra, ayudo a amigos en audiciones escolares de manera gratuita porque les faltan músicos y no hay opción de cobrar… ¿y qué? Imagino que este tipo de actividades las realizamos miles de artistas en España, y ¿a santo de que tiene que venir un ejército de moralistas y estirad@s a decir cuando y cómo podemos tocar? Yo no quiero que vuelva la Gestapo (¡Alarma! ¡Ley de Godwin!)

Dicho todo esto, simplemente concluir que la MÚSICA no necesita Torquemadismo Activo, y existen muchas mas opciones para que esto no sea la tónica, por ejemplo: listas de bares donde intentan tomar el pelo a l@s músicos, mala publicidad ante las estafas, boikot al/la caradura explotador/a, destrucción de locales ante el incumplimiento de un acuerdo… Pero en ningún caso va a venir nadie, ya sea un/a muggle, un/a profesional, un/a verbener@, un/a clásic@, un/a rocker@, un/a jevi, un/a poppi… o un/a lo que sea, a decirnos a la gente que hacemos música lo que tenemos que hacer o pensar. 


Los Desleales en directo

Ni que la música fuera un cortijo a todos los niveles. Lo bonito que nos queda muchas veces es la sinceridad del amateurismo, y si el/la amateur quiere tocar solo por el hecho del subidón de adrenalina, por incrementar sus posibilidades de mantener relaciones sexuales, o por las cervezas, es libre de aceptar y disfrutar al máximo el trato que ha hecho, al igual que es libre el profesional indignado de decir que NO y buscar un sitio donde le paguen lo que pida. ¿Dónde está el problema? 

Yo creo que no lo hay, lo han generado los tiquismiquis, los aludidos, los Torquemadillas Anónimos, y todos aquell@s que piensan que sus cacotas huelen mejor que las amapolas. Pues no, esas cacotas siguen oliendo a mierda, como las de todo@s.

PD: A punto de acabar de editar el texto, me entero de que MAHOU pide perdón y retira el anuncio.

Gana la presión inquisitorial de una pequeña parte del mundo artístico y su peculiar y egoísta visión de la realidad artística global. Un paso atrás para el gremio que dicen defender, un paso adelante para la autocensura y la intransigencia.

Lo políticamente correcto nos hace avanzar hacia un mundo cada día mas dictatorial. Que se lo digan a Willy Toledo o a Matisyahu.

ENRIQUE HERNÁNDEZ




[1] Gente que ni sabe tocar ni se dedica a la música para nada.

6 de abril de 2017

El valenciano Rubén Gimeno se pone al frente de la Orquesta de Valencia en un momento de plena madurez profesional

Ofrecerá un concierto en el Palauel viernes 7 de abril en el marco del Festival de Música Contemporánea ENSEMS.
 
Tras 7 años como titular de la Orquestra Simfònica del Vallés, está muy ilusionado de volver a dirigir a la OV, de la que fue miembro durante un año.
 
El concierto incluirá el estreno de El gegant de fusta, obra para contrabajo y orquesta compuesta por Ferrer Ferran.
 




La primera parte del concierto incluirá el estreno de la obra de Ferrer Ferran
"El gegant de fusta" composición para contrabajo y orquesta que contará con la participación del solista de la Orquesta de Valencia Javier Sapiña. Y continuará con La pasión amorosa para dos contrabajos de Giovanni Bottesini, en la que a Javier Sapiña se unirá Héctor Sapiña, profesor de contrabajo del Conservatorio Superior de Música de Aragón.
 
Sin duda un repertorio atractivo para el público, que tendrá la oportunidad de descubrir el lado más virtuosode este instrumento.
 
El concierto se completará con la Sinfonía núm.11 en sol menor, op. 103, “El año 1905”de Dmitri Shostakovich, una obra que está muy vinculada a la infancia de Rubén Gimeno, ya que cuando era pequeño, su padre, director de una reconocida banda valenciana, la llevó al Certamen Internacional de Bandas de Valencia, y se pasó meses y meses escuchándola a diario.
 
Estreno mudial de "El gegant de fusta" de Ferrer Ferrán
 
No es la primera vez que Gimeno coge la batuta de la formación valenciana, pero sí lo hace en un momento de plena madurez profesional tras siete temporadas liderando la Orquestra Simfònica del Vallés, de la que ha sido titular hasta el pasado mes de mayo. Unos años muy fructíferos durante los cuales ha dirigido también otras formaciones (Orquesta de Tenerife, Asturias, etc) y que le hanservido para “hacerme mayor en esta profesión". La dirección no deja de ser un oficio en el que vas aprendiendo día a día. El contacto con las distintas orquestas "va haciendo que cada vez crezcas más como director y adquieras mayor conocimiento de tu instrumento, que es la orquesta”,afirma.
 
Este crecimiento no ha sido solo artístico, sino que se extiende a otros ámbitos, incluidos los de la propia gestión musical. Para Rubén Gimeno, “la música no es solo un fin, es un medio de cohesión social, de unidad... se pueden hacer muchas cosas a través de ella. En mi opinión el futuro de las orquestas, sean públicas o privadas, pasa por aumentar su presencia en la sociedad, participando en proyectos e iniciativas que promuevan la cohesión social”. 
 
Una vertiente en la que Gimeno tiene amplia experiencia, pues el modelo de gestión de la Simfònica del Vallés (la única orquesta sinfónica española organizada empresarialmente como sociedad anónima laboral, donde los trabajadores son a la vez propietarios) le ha permitido participar en iniciativas que otras orquestas comienzan ahora a plantearse. Como ejemplos, los proyectos sociales y educativos que desarrolla la formación catalana con distintas entidades o el flashmob que la Orquestra realizó en 2014 que ha alcanzado casi 74 millones de visualizacionesen Youtube 



Tras la cita en Valencia, la agenda de Gimeno lo llevará hasta las Islas  Canarias y Asturias, donde dirigirá, respectivamente, a la Orquesta Sinfónica de Tenerife y la Orquesta del Principado de Asturias. En ambos casos lo hará, como en Valencia, con un repertorio sinfónico, aunque Gimeno no esconde su gusto por el repertorio lírico, que ha dirigido en numerosas ocasiones con
magníficos resultados.
 
. “El margen de creación al abordar una ópera o una obra lírica es más
amplio que en el caso de la música sinfónica. Hay muchos factores que influyen en el resultadofinal del trabajo, lo que lo hace muy emocionante. En el caso de la sinfónica, los resultados son mucho más previsibles. En cualquier caso, el balance entre los dos es muy bueno, por lo que me siento muy a gusto en ambos”
 
Ya en el mes de mayo, Rubén Gimeno volverá al Principado para participar en el XXIV Festival de Teatro Lírico Español, y dirigir en el Teatro Campoamor de Oviedo Don Gil de Alcalá, con dirección de escena de Emilio Sagi. 
 
Una trayectoria que sigue in crescendo: Rubén Gimeno ha sido Director Titular de la Orquesta Sinfónica del Vallés desde el 2009 hasta la temporada 15/16.
Así mismo, ejerció la función de Director Artístico de la Joven Orquesta de la Sinfónica de Galicia durante seis años, labores que simultaneó con el puesto de violinista de la Orquesta Sinfonica de Galicia. Como Director invitado ha colaborado con gran parte de las orquestas españolas, como la Orquesta Sinfónica de Galicia, Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de Tenerife, Orquesta de Euskadi, Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, Orquesta Sinfónica de Bilbao, Orquesta Sinfónica de Castilla y León, Orquesta de Málaga, Orquesta de Valencia, Orquesta de Barcelona y Nacional de Cataluña, Orquesta Ciudad de Granada, Oviedo Filarmónica, Orquesta de la Comunidad de Madrid, Orquesta del Palau de les Arts y Orquesta del Gran Teatre del Liceu.
 
                                                    Rubén Gimeno
 
Fuera de nuestras fronteras ha dirigido la Norrkoping Symphony Orchestra, Gavle Symphony Orchestra, Orquesta de Cámara de Ginebra, Orquesta del MMCK (Japón), Orquesta de la Universidad de Maryland, SAMI Orchestra (Suecia) y la Orquesta Nacional de Colombia, colaborando con solistas de la talla de Lang Lang, Midori, Violeta Urmana, Steven Isserlis Dimitri Sitkovetsky, Fazil Say, Gabriela Montero, Behzod Abduraimov,Maria Bayo, Michel Camilo,...
 
Su actividad en el campo de la lírica le ha llevado a dirigir las producciones del Teatro Campoamor de Oviedo de Marina, La Gran Vía y Agua, Azucarillos y
Aguardiente. Ha dirigido Cádiz, de Chueca, junto a la Orquesta Sinfónica de Galicia y La del Soto del Parralen el Teatro de la Zarzuela. Así mismo desarrolla una intensa colaboración dentro del ciclo “Ópera en Cataluña” dirigiendo los Cuentos de Hoffmann, L’Elisir d’ Amore, Nabucco, La Boheme, Madama Butterfly y Goyescas, entre otros.
 
Sus inicios en el mundo de la dirección vinieron de la mano del profesor James Ross, obteniendo el Master en Dirección de Orquesta en la Universidad de Maryland. Posteriormente estudió en el Conservatorio de Estocolmo con el reputado maestro Jorma Panula, recibiendo clase de maestros como Alan Gilbert y Essa Pekka Salonen, obteniendo el Diploma Superior en Dirección de Orquesta. 
 
Ha grabado con la Orquesta Sinfónica de Euskadi para el sello Claves, dentro de su serie decompositores vascos.
 
  CRISTINA QUÍLEZ   
 
 
     
        Más información y contacto:
 
Cristina Quílez
Tel. 655201507
 
 

14 de febrero de 2017

EL ANTICUADO CONCIERTO DE AÑO NUEVO

El pasado 1 de enero de 2017, tuvo lugar el tradicional concierto de año nuevo, el cual fue dirigido por el venezolano Gustavo Dudamel, que a sus 35 años de edad ha sido el más joven en dirigir este concierto.

El concierto de año nuevo se celebró por primera vez el 30 de enero de 1939, fue dirigido por el austriaco Clemens Krauss, interpretando obras únicamente de Johann Strauss. El siguiente concierto se celebró el 1 de enero de 1941, cuando  recibió el nombre de ‘concierto de año nuevo’. En 1945 se vería interrumpido por la II Guerra Mundial. Y sería en 1958, cuando el director Willi Boskovsky, establecería la rutinaria tradición de acabar dicho concierto interpretando la obra Danubio Azul. Y en 1959,  se comenzó a retransmitir por televisión.

Independientemente del valor que se pueda otorgar debido a su  historia, debemos plantearnos si la importancia que se le da es realmente la que merece.

Seguramente, nunca nos hemos parado a pensar en la gente que va a ver este concierto, ¿van para poder disfrutar de la música?, la respuesta es no. Probablemente el 99% de las personas que asisten, no volverán a escuchar música clásica hasta el siguiente año. Y la pregunta que nos debemos hacer entonces es; ¿si no van por el placer que les pueda provocar escuchar todos los años las mismas obras, por qué van? Algún motivo tiene que haber para que estas personas salgan de su casa el día de año nuevo para ir a ver este concierto. Por un lado, puede ser debido al gusto por la música, pero por otra parte, hay personas que piensan que asistir a este tipo de conciertos te da un cierto ‘caché’1.

Resaltar el hecho de que el día del ensayo general las entradas con asientos mejor ubicados cuestan 1.795€ y el día de año nuevo 4.990€. Por tanto, las personas que asisten a este acto son aquellas que se lo pueden permitir económicamente y que probablemente vayan por el simple hecho de poder decir después; ‘Yo he asistido al concierto de año nuevo en Viena’

Lo que deberíamos preguntarnos es en qué clase de sociedad vivimos, si queremos una sociedad que no se preocupe por la cultura y que la gente solo tenga en cuenta las apariencias y el dinero. Si es eso lo que queremos vamos por el camino adecuado.



Recuerdo con claridad la mañana del concierto de año nuevo, una de las cosas que primero llamaron mi atención fue que había aumentado el número de mujeres a 7 (de entre 148 miembros que forman la orquesta), es un dato que en pleno S. XXI debería provocarnos alipori.2

Sin duda alguna debemos destacar que no sería hasta 1997, cuando se admitiría por primera vez como miembro de dicha orquesta a Anna Lelkes, arpista que llevaba contribuyendo en la orquesta 20 años, debido a que era el único instrumento que se permitía que una mujer interpretara en la orquesta, puesto que la idea de que un hombre la tocara era ridícula, para directores como Herbert von Karajan. Y no fue hasta 2005 cuando una mujer, Simone Young, sería la invitada para dirigir el concierto.

Una de las cualidades de las que carece dicha orquesta, es de la diversidad de etnias. Hasta 2001 no se admitió un miembro de origen asiático.

El mundo está en continuo avance, al igual que la Filarmónica de Viena aunque esta con una mayor lentitud. Solo espero que cuando me levante el 1 de enero de 2018 para ver el concierto de año nuevo dirigido por Riccardo Muti, algo haya cambiado. Ya sea que hayan dos mujeres más entre los miembros de esta orquesta, o dos personas menos viendo ese concierto, cualquiera de esas dos conseguiría reavivar la esperanza de los que aún creen que la música es algo más que ir a ver un concierto de año nuevo en Viena. Como dijo el filósofo alemán, Friedrich Nietzsche: ‘La vida sin música sería un error’

Pero sin gente que la sepa apreciar es peor.



MARÍA MAS MORÁN


NOTAS AL PIE:

1Caché: distinción o elegancia.

2Alipori: vergüenza ajena.

NOTA DEL EDITOR:

Las imágenes seleccionadas para ilustrar este artículo no pertenecen al concierto de año nuevo, pese a guardar relación con el contenido del artículo:

FUENTES:

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article124052469.html

http://blog.astrolab.mx/3-consejos-que-te-haran-bueno-para-presentar/

https://petapixel.com/2015/05/03/the-selfie-stick-is-one-of-rolleis-bestselling-products-and-now-there-are-four-new-ones/

22 de noviembre de 2016

OPINIÓN: Para todas las sociedades musicales y sus socios: "LA MÚSICA DE UNOS POCOS"



"Considero vivir rodeado de gente capaz de pensar. Esto que voy a escribir no va para ninguna organización ni persona en concreto. Si al leerlo te sientes responsable, yo en tu lugar me replantearía el tema"

     Durante toda mi corta vida he pasado por muchos sitios, entre ellos la iglesia católica. Hoy, en 2016 me considero ateo. Además de ateo, soy músico, y miembro de una de las tantas sociedades musicales del País Valenciano y del estado Español, que como otra cualquiera (hay excepciones) vive sumida en una gran hipocresía. 

     No pienso entrar en argumentarios tan poco contrastables como que santa Cecilia no existió, era hombre y se equivocaron en su traducción, no tocaba ningún instrumento... Hay cientos de argumentarios  que nunca podremos constatar, yo voy a dar un paso más: Voy a pedir respeto por la gente que no cree. Las sociedades musicales son de todos, cada una de su madre y de su padre, y se tienen que dedicar a realizar, promover y enseñar música en su diferentes contextos.

      Aunque sí es verdad que en Buñol, mi pueblo amado, sufrimos el síndrome de la bandificación caciquista (1), pero fuera de esto, ¿Por qué seguimos manteniendo tradiciones marginantes? Abramos la mente, las llamo marginantes porque me marginan como músico de una sociedad musical, totalmente aconfesional, ya que para nada me representan esos actos.

     Creo que lo justo es poder celebrar el día de la música y los músic@s,  del músico ateo y del católico, del socialista y del comunista, del verde y del morado...Cuando observo que se realizan conciertos en honor a santa Cecilia, y dicen que es la patrona de los músicos, yo me quedo con cara de: ¿Por qué a un Papa se le haya ocurrido establecer a esa mujer como mi patrona, y de la música, le tengo que hacer caso?. 



     Respeto que sea la patrona de los músicos católicos, pero yo no considero a nadie jefe de la música, y aunque Santa Cecilia hubiera hecho mucho por esta, que lo dudo, ningún músico está por encima de otro, todos somos músicos y la música es de todos. Hablo por mucha gente que ha sido capaz de replantearse lo establecido: si yo no soy creyente, ¿Por qué mi sociedad alaba a alguien en quien yo no creo? ¿La sociedad no somos todos? Entiendo que si abrís la mente, la gente más cerrada se os echará encima, pero ¿vais a seguir saltándoos  a vuestras anchas los estatutos? ¿En algún sitio pone que la sociedad sea de confesión católica? Estáis vulnerando los derechos de las personas ajenas a esta confesión, y muchas confesiones contrarias. 

     Se puede hacer un chocolate para los músicos, sin que tenga que ser en honor a ningún santo.
Respeto aquella persona que cree que alguien a partir de la fe va a poder conseguir algo, pero también le digo que a ningún músico nadie nos ha regalado nada. También me gustaría que nos preguntáramos de donde viene esta relación entre la música y la iglesia católica en concreto. 

     La iglesia como bien sabréis, dominaba todo, al igual que hoy en día lo hace  la burguesía. El Estado estaba en manos del clero en aquella sociedad estamental ( y hoy en día también, pero ya nos son los amos, gracias a los que murieron por ello) y como no, la cultura también estaba en sus manos. La iglesia lo acaparó todo, lo hizo todo suyo para poder controlarlo, la mayor parte de la música se hacía por y para la iglesia. Aunque también a decir verdad,  santa Cecilia se establece después de que la iglesia fuera perdiendo poder. Esta tradición de relacionar la cultura con la iglesia, sobre todo la música, el arte más popular, viene de muy lejos, y ¿por qué venga de muy lejos hay que seguir manteniéndola? Seguimos perpetuando este pensamiento, y a mucha gente le sonará raro apartar a santa Cecilia de la música, porque vivimos 40 años muy próximos de poder eclesiástico en la cultura que hicieron mucho daño. 

                                                                            (2)

     Se acabó ,ya está, podemos pensar lo que queramos, pero dejemos la religión como un culto personal, dejemos progresar a la música, porque al igual que esta tradición nos ata hay muchas más, cuando rompamos una, las podremos romper las demás, empecemos por esta que nos ayudará a progresar, es la más fácil, cumplamos los estatutos. Las sociedades deberán ser de todos los socios, y no servirán a ningún ente privado. 

     Espero que a partir de ahora rompamos ese tabú, las cosas cambian, hagámonos cada vez más libres. Espero no haber ofendido a nadie, haber hecho pensar a much@s, y levantar a l@s que lo saben y no lo gritan. 

     Os dejo con una frase que lo resume todo:

 "La música no debe servir para mantener lo establecido, sino para restablecer las bases del mundo, el arte siempre debe estar a la vanguardia de la justicia"

ÁLVARO BELDA

Notas al pie: 

1.- Síndrome de la bandificación caciquista: Con este término me refiero al pensamiento de la cultura musical basado en el repertorio bandístico impuesto por una tradición y mantenido por un poder político anticrítico: los caciques.

2.- Traducción: La religión es como una clase de historia pero sin los hechos.